Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
|  Inicio

Patología Cervical y Endometrial

Patología Cervical y Endometrial


Dentro de las patologías endometriales y cervicales encontramos gran cantidad de procesos pero vamos a centrarnos en los que consideramos de aparición más frecuente.


Hiperplasias endometriales

La hiperplasia endometrial es un crecimiento excesivo de las células del endometrio, es decir, la capa superficial del útero, especialmente los componentes glandulares.

Existen dos tipos de hiperplasias endometriales, la hiperplasia endometrial glandular y la hiperplasia glandular atípica.

La hiperplasia glandular es una proliferación exagerada y anómala de las glándulas, el estroma y los vasos sanguíneos que integran el endometrio.

La hiperplasia glandular atípica es una hiperplasia focal y de crecimiento autónomo con escasa respuesta a las hormonas ováricas. En este caso predomina la proliferación glandular.

 

Factores de riesgo

Hay una serie de componentes que pueden ser de ayuda a la hora de diagnosticar una hiperplasia endometrial en pacientes que son asintomáticas, algunos de estos factores son:

  • La persistencia folicular
  • La cirrosis hepática
  • Tumores suprarrenales
  • Pólipos cervicales
  • Miomas uterinos
  • Endometriosis


Diagnóstico

Se realiza mediante la exploración física de la paciente, la histeroscopia, la ecografía, la citología cervicovaginal y endometrial, la histerografía y el microlegrado o legrado.

El diagnóstico se realiza mediante anatomía patológica.

 

Tratamiento

El tratamiento de la hiperplasia endometrial va a depender del tipo de hiperplasia que presenta la paciente, de la edad de la misma, de si la paciente desea o no descendencia y de la existencia de una patología asociada.

Este tratamiento puede ser médico, basado en la administración de fármacos con acción antiestrogénica o bien un tratamiento quirúrgico mediante resección endometrial.

Dentro de las hiperplasias endometriales habría que destacar el pólipo endometrial y el pólipo cervical.

 

Pólipo Endometrial

Se denomina de esta manera a una formación pediculada prominente en la cavidad uterina y constituida total o parcialmente por endometrio.

Los pólipos endometriales están formados por gran cantidad de vasos sanguí­neos siendo causa frecuente de metrorragia, cuando hablamos de metrorragia nos referimos al sangrado que se produce entre los periodos normales de la menstruación de la mujer.

La mayoría de los pólipos endometriales raramente se transforman en malignos, muy pocos pueden llegar a ser cancerosos.

El diagnóstico se realiza mediante anatomía patológica y su tratamiento es la exéresis.

 

Pólipo Cervical

Los pólipos cervicales suelen ser pequeños tumores más o menos pediculados, únicos o múltiples que se localizan en la mucosa endocervical.

Suelen ser causa de metrorragia intermenstrual o postcoital y menos frecuentemente de leucorrea.

Al igual que los pólipos endometriales su malignización es muy baja, su diagnóstico es anatomopatológico y su tratamiento es la exéresis del pólipo.


Cervicitis

La cervicitis es un proceso inflamatorio del cuello uterino principalmente de causa microbiológica, que suele asociarse a infecciones de la vagina pudiendo ser consecuencia de un proceso infeccioso primario o secundario a infecciones del canal genital superior o inferior.

Los microorganismos causantes más frecuentes de la cervicitis son:

  • Germenes: estreptococos, colibacilos y enterococos.
  • Hongos: candida albicans, gardnerella vaginalis y trichomonas.
  • Clamidias
  • Gonococos
  • Enfermedades: tuberculosis, sífilis, HVS-II. 

Clí­nica y Diagnóstico

Las cervicitis son causantes de secreción vaginal excesiva o leucorrea, que en ocasiones puede llegar a ser incluso purulenta. El aspecto del flujo vaginal va a depender del microorganismo causante.

El diagnóstico se realiza mediante la inspección especular, la colposcopia, la toma de muestras del exudado vaginal y su cultivo y el tacto combinado.

 

Tratamiento

Se realiza a través de la terapéutica local con jabones y antibióticos, con tratamiento sistémico de antibióticos de amplio espectro o bien mediante combinación de ambos. El tratamiento va a depender siempre del estado de la paciente.

Se aconseja además evitar las relaciones sexuales hasta que remita la cervicitis.



Endometriosis

 La endometriosis la presencia de tejido endometrial fuera de su localización natural. Situándose en las capas profundas del miometrio uterino (adenomiosis), es decir en la musculatura interna del útero, o situándose en localizaciones extrauterinas (endometriosis externa) como en los ovarios, trompa de Falopio, ligamentos uterinos, vejiga e incluso intestino.


De todas las localizaciones la mas frecuente es la uterina (adenomiosis) y dentro de la endometriosis externa, la ovárica.

La prevalencia se estima entre un 10-15% de las mujeres en edad fértil, siendo una de las enfermedades más frecuentes en ginecología y una de las causas de esterilidad.

Existen una serie de factores de riesgo que aumentan la posibilidad de padecer endometriosis y son:

  • Menarquia precoz o aparición de la menstruación a edad temprana.
  • Ciclos cortos inferiores a 28 días.
  • Consumo superior a 300mg de cafeí­na al dí­a.
  • Reglas con duración superior a 6 dí­as.
  • No haber tenido hijos.

 

Causas

Los factores que juegan un papel importante en la aparición de la endometriosis son factores genéticos, inmunológicos, ambientales y mecánicos.
Dentro de éstos encontramos que los factores más favorecedores al desarrollo de lesiones son:

  1. La menstruación retrógrada que es la capacidad del tejido endometrial de fluir hacia atrás.
  2. Obstrucciones a la salida del flujo menstrual favoreciendo el asentamiento de tejido en localizaciones ectópicas.
  3. La difusión de la endometriosis por vía vascular o linfática causante de lesiones pulmonares, digestivas y urológicas.
  4. Teoría de la Metaplasia, la cual dice que el endometrio ectópico se origina por elementos distintos al endometrio uterino. Esta metaplasia se producirí­a por un estímulo provocado por un proceso inflamatorio u hormonal.

 

Sí­ntomas

Aproximadamente el 20% de los casos de endometriosis es asintomático o presenta síntomas poco caracterí­sticos. Los más frecuentes son:

  • Dismenorrea: dolor pélvico asociado a la menstruación y que suele extenderse a la fase premenstrual.
  • Menorragias y Metrorragias: se define como menorragia a una menstruación excesivamente abundante o duradera y como metrorragia a la hemorragia uterina fuera del periodo menstrual.
  • Esterilidad o hipofertilidad: la endometriosis afecta a la funcionalidad del aparato reproductor, ya que tiene un efecto inflamatorio, inmunológico, mecánico y hormonal que dificulta la fecundación.
  • Dispareunia o dolor durante las relaciones sexuales: la penetración puede presionar alguna zona afectada.
  • Fatiga, vomitos, nauseas.
  • Hematurias cí­clicas siempre y cuando se vea afectada la vejiga.
  • Embarazo ectópico.







 

 

Contacta con Mater Reproducción Asistida

Llama ahora y solicita más información

968 24 14 46

687 419 128 (Urgencias)

Quiero recibir MÁS INFORMACIÓN
Adeslas Asisa Axa Allianz Caser DKV PlusUltra HNA Divina Pastora