Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
|   Inicio

¿Son seguros los medicamentos en los tratamientos de reproducción asistida?

Hablamos acerca de la medicación para la fecundación in vitro


Cualquier mujer que se vaya a someter a un tratamiento de fertilidad se pregunta sobre los fármacos que se van a utilizar; si son hormonas, si tienen muchos efectos secundarios, cómo se administran, si le impedirán realizar su vida habitual, etc.

Todos los medicamentos que se utilizan a día de hoy en los tratamientos de fertilidad han ganado mucho en eficacia y seguridad. La mayoría de ellos, son hormonas o sustancias que influyen sobre las mismas, estimulándolas, suprimiéndolas, regulándolas, etc.

Es muy importante saber qué tipo de tratamiento se va a realizar, dado que no van a ser lo mismo los fármacos y las dosis que se van a utilizar en una inseminación artificial que en una fecundación in vitro o si se va a programar un coito dirigido. 

Los objetivos en cada uno de estos tratamientos son diferentes en cuanto a los folículos que se quieren obtener o los tiempos de trabajo del laboratorio, etc.

Estos tratamientos, en general, pueden ocasionar molestias leves, del tipo hinchazón abdominal, náuseas, dolores en la pelvis, pequeñas alteraciones en el estado de ánimo, etc. 

Otro punto crítico es que hemos conseguido hacer tratamientos a medida para la mujer, individualizando en cada caso, según la edad, el índice de masa corporal, la reserva ovárica, los resultados en tratamientos previos si los hubiera, la patología acompañante de la futura mamá, (si padece endometriosis, síndrome de ovario poliquístico, patología mamaria)…

Es muy importante también la experiencia y formación en el manejo de estos fármacos por parte del especialista.
La forma de administración de estos medicamentos es muy variada: inyecciones subcutáneas, parches adhesivos transdérmicos, óvulos vaginales, sprays nasales, comprimidos orales, etc. Habitualmente, los tratamientos duran unos 10 o 12 días y se los puede administrar la propia mujer, sola o con ayuda de su pareja. De hecho, no suele ser necesario coger una baja o interrumpir la vida diaria de la mujer o tener que faltar al trabajo.

Son sustancias muy seguras, la mayoría creadas en laboratorio, con gran eficacia y vida media muy corta, por lo que sus efectos adversos, cuando aparecen, suelen desaparecer en poco tiempo.

También se ha avanzado mucho en el tratamiento de los efectos adversos molestos cuando aparecen, con la administración de sustancias adyuvantes. Así mismo, es muy importante la prevención de la aparición de efectos adversos más importantes, sobre todo el síndrome de hiperestimulación ovárica, que puede aparecer hasta en un 3% de los tratamientos de fecundación in vitro, utilizando ciertos medicamentos que ayudan a evitarlo, desencadenando la ovulación con mayor seguridad. La vitrificación o congelación de los embriones y la transferencia de los mismos en otro ciclo, de la que hablaremos en otro post, también ayuda a evitar el empeoramiento del síndrome de hiperestimulación ovárica.

Debe ser el especialista el que, en comunicación con la mujer, busque el fármaco mejor en cada caso, así como la dosis adecuada y la forma de administración más conveniente.




Contacta con Mater Reproducción Asistida

Llama ahora y solicita más información

968 24 14 46

687 419 128 (Urgencias)

Quiero recibir MÁS INFORMACIÓN
DKV Vivaz Allianz Murimar Seguros Globality Ergo IMQ Adeslas Axa Caser Cosalud HNA Divina Pastora